El tratamiento con Bótox o Toxina Botulínica es uno de los tres tratamientos top para el rejuvenecimiento facial más demandados en la Clínica de Medicina Estética Renacimiento de León Además del Bótox utilizamos Ácido Hialurónico y un Ácido Hialurónico especial para paliar la flacidez y proporcionar un aspecto juvenil al rostro. Quizá el tratamiento con bótox no ha tenido siempre buena fama y quizá hoy en día pueda generarte incertidumbre sobre sus resultados y su efectividad. Te lo contamos a continuación.

Con el paso de los años las arrugas aparecen en nuestro rostro y pueden inquietarnos y no estar a gusto con nuestro aspecto. No te preocupes. La solución es el tratamiento con bótox. El botox es un nombre comercial de la toxina botulínica de tipo A. Se trata de un medicamento biológico apto para la inyección bajo la piel, destinado a relajar los músculos y eliminar las arrugas de expresión facial. En la Clínica de Medicina Estética Renacimiento de León lo utilizamos para eliminar las arrugas del entrecejo, frontal y superior, y las conocidas patas de gallo.

ANTES DE EL TRATAMIENTO CON BÓTOX

La aplicación de la Toxina botulínica o bótox tiene que ser siempre realizada por un médico experto. Así, se obtendrán resultados naturales, para eso es necesario que el médico experto tenga una visión global de la anatomía facial y estudiar muy bien las variaciones anatómicas de cada paciente. Es fundamental emitir un diagnóstico apropiado a partir de un estudio pormenorizado del rostro del paciente. A partir de aquí, determinaremos el tratamiento con bótox más adecuado o si deberíamos acompañarlo de algún producto de relleno en la zona a tratar.

DESPUÉS DEL TRATAMIENTO CON BÓTOX

A partir de un tratamiento con bótox conseguiremos eliminar las arrugas durante un período de tiempo. Un tratamiento de bótox no es para toda la vida. Sus efectos pueden durar entre 3 y 5 meses. A partir de dicho momento se debería repetir el tratamiento.

LA DIFERENCIA ENTRE BÓTOX Y ÁCIDO HIALURÓNICO

El Ácido Hialurónico y el Bótox son dos tratamientos que se confunden cuando hablamos de ellos. No tienen nada que ver. Aunque pueden ser complementarios para beneficiar diferentes partes del rostro. Cuando queramos tratar la frente, las patas de gallo, es decir la musculatura que está debajo de dichas zonas que realmente es la que produce las arrugas deberemos acudir al bótox.

Pero si por el contrario queremos tratar surcos, disminución de volumen o arrugas finas deberemos tratarlo con ácido hialurónico. ¡La cantidad de ácido hialurónico en el cuerpo humano es muy amplia! En base al diagnóstico utilizaremos un ácido hialurónico más o menos denso en función de la zona que queramos tratar. El ácido hialurónico es un producto inocuo para el organismo. No lo tenemos dentro del cuerpo humano en nuestras articulaciones, cartílagos y en la piel. Debido a ello, es muy raro que se produzcan alergias cuando realizamos tratamientos con el ácido hialurónico. Su propiedad principal es aumentar el volumen, dar elasticidad a la piel e hidratarla.

La Dra. Ana Rosa González te lo cuenta en el siguiente vídeo:

En la Clínica Renacimiento de León lideramos la medicina estética y estamos en la vanguardia de los tratamientos estéticos. No dudes en pedir una consulta sin compromiso con nosotros. La Dra. Ana Rosa González valorará tu caso con total confidencialidad.  Los tratamientos estéticos deben ser revisados e implementados por un profesional cualificado.

¿Te lo contamos? Podéis poneros en contacto con la Clínica Renacimiento de León y concertar una cita sin compromiso. Escríbenos un email a clinica@renacimientoleon.com o llámanos al teléfono 987 24 96 11.

Deja un comentario