El sol es beneficioso para el cuerpo humano y el organismo. Pero también es el enemigo número uno de la piel. Las radiaciones del sol son acumulativas y de vez en cuando nos olvidamos de cómo tenemos que proteger y cuidar nuestra piel.

A partir de la medicina estética podemos solventar los problemas que nos aparecen en la piel. Tenemos que pensar en la prevención más que en la curación, es decir, preocuparnos de nuestra piel antes de que sea demasiado tarde.

LOS RIESGOS DE TOMAR EL SOL EN EXCESO

  • Golpe de calor: la permanencia al sol durante mucho tiempo puede provocar lo que se conoce como golpe de calor. Los síntomas son muy claros: enrojecimiento de la piel, aumento de la temperatura corporal y mareos. Si esto es así hay que resguardarse en un lugar con sombra, refrescarse e ir al médico.
  • Fotodermatosis: en ocasiones la piel puede reaccionar a la exposición solar mediante la aparición de un eczema. Esta situación requiere la visita al médico para su tratamiento, aunque antes es conveniente refrescar la zona afectada con agua fría.
  • Quemadura solar. Si, especialmente el primer día de tomar el sol, sea hace por un tiempo excesivo y sin la debida protección, la piel se enrojece en exceso, se pone muy caliente y produce dolor incluso si no se toca o roza con la ropa. Es un signo de quemadura y debe irse al médico para que evalúe la situación, pues puede tratarse de quemaduras de primer y segundo grado, que requieren un tratamiento inmediato y prolongado. En el caso de que aparezcan ampollas conviene lavar la zona con agua fría, pero en ningún caso aplicar cremas humectantes o vaselina para evitar la infección de la zona afectada.
  • Cambios en las manchas de la piel. Vigilar los lunares y otras manchas en la piel debe hacerse con frecuencia si se toma habitualmente el sol. Se trata de comprobar si algún lunar ha aumentado de tamaño, forma o textura atendiendo a las siguientes características: asimetría, bordes irregulares, diferencia de color, diámetro mayor de 6 milímetros o alguna herida o úlcera que no acabe de curar. Cualquiera de estos signos puede definir la existencia de una lesión cancerosa y debe ser analizada por un especialista. Cuanto antes se vaya al médico, mejor.

¿EN QUÉ CONSISTE LA PIGMENTACIÓN?

El pigmento natural que determina el color de la piel es la melanina. Es secretada por el organismo para proteger la piel de los rayos UV. Los problemas de pigmentación están relacionados con un mal funcionamiento de la melanina, que provoca una hiperpigmentación (manchas oscuras en la piel) o bien una despigmentación de la piel (manchas más claras en la piel). La melanina es el principal componente del color de la piel. Es la determinante en las diferencias pigmentarias raciales. La mayoría de los cambios pigmentarios son intranscendentes y producen cambios transitorios, como son las acromias o hiperpigmentaciones postinflamatorias originada por cualquier proceso inflamatorio cutáneo, como la dermatitis o psoriasis.

LA APARICIÓN DEL MELASMA

Las manchas en la piel aparecen cuando la producción de melanina aumenta de forma anormal y cuando la distribución de la melanina producida en exceso no se reparte uniformemente en la superficie de la piel, acumulándose en algunos lugares y formando manchas antiestéticas. Una exposición excesiva al sol genera una gran producción de melanina, que se traduce en la formación de manchas en la piel. La insolación y la edad son los principales factores que contribuyen a la aparición de las manchas pigmentarias.

CUIDAR LA PIEL EN NUESTRA CASA

La epidermis podemos tratarla en casa. ¿Cómo lo haremos? A partir del uso de los cosméticos. No vale cualquier tipo de cosmético sino que deberemos adaptarnos a aquellos que vayan bien con nuestra edad o nuestro tipo de piel. Uno de los cosméticos serían las cremas a partir de ácido hialurónico para redensificar e hidratar la piel. Las cremas con ácido hialurónico son estupendas para mantener la epidermis hidratada. Otro de los cosméticos claves serían los protectores solares. Estos evitaran el paso de la radiación solar a la piel, frenar el envejecimiento y evitar el cáncer de piel. También podríamos utilizar una serie de compuestos que en cremas van bastante bien que actúan sobre la renovación de la epidermis.

CUIDAR LA PIEL A PARTIR DE LA MEDICINA ESTÉTICA

¿Qué es la redensificación de la piel? El envejecimiento nos preocupa tanto a las mujeres como a los hombres. Con el paso del tiempo empiezan a aparecer en nuestro rostro los signos que anuncian el envejecimiento de nuestra piel. Os proponemos un tratamiento innovador para paliar la flacidez a partir de un ácido hialurónico que lo que hará es redensificar la piel. Con este tratamiento conseguiremos hidratar  la dermis, y engrosar su grosor.

 LA INNOVACIÓN COMO BASE DEL TRATAMIENTO

En la Clínica Renacimiento de León lo primero sois vosotras-os. Realizamos tratamientos muy llevaderos donde vuestra vida será la misma desde el primer día. Anteriormente los tratamientos contra las manchas conllevaban peelings muy agresivos que impedían la incorporación de los pacientes a la vida cotidiana. Os proponemos una serie de tratamientos despigmentantes a partir de Láser de Luz Pulsada y Mesoterapia. ¡Son fantásticos! La Dra. Ana Rosa González os lo cuenta en el siguiente vídeo:

En la Clínica Renacimiento de León lideramos la medicina estética y estamos en la vanguardia de los tratamientos estéticos. No dudéis en pedir una consulta sin compromiso con nosotros. La Dra. Ana Rosa González valorará vuestro caso con total confidencialidad.  Los tratamientos estéticos deben ser revisados e implementados por un profesional cualificado.

Podéis poneros en contacto con la Clínica Renacimiento de León y concertar una cita sin compromiso. Escribirnos un email a clinica@renacimientoleon.com o llamarnos al teléfono 987249611.


CONTACTAR