Fue un signo de sensualidad en otros tiempos de la historia pero hoy en día, muchas mujeres quieren librarse de la llamada piel naranja o celulitis que aparece en ciertas partes del cuerpo.

Es una alteración que aparece en la parte inferior del cuerpo e involucra a las capas profundas de la piel y a la grasa superficial. Hay diversas causas que originan la aparición de la celulitis pero los factores más comunes son los hormonales, genéticos, raciales, alimentarios y ambientales.

Aunque las mujeres son más propensas al desarrollo de la celulitis también puede aparecer en los hombres. Se localiza fundamentalmente en los glúteos, las caderas y los muslos, y no está relacionada con el sobrepeso, aunque puede empeorarla.

La demanda del tratamiento de la celulitis o piel de naranja responde a los cánones actuales de la moda y la belleza, y es un proceso crónico que evoluciona a lo largo de los años.

¿CUÁLES SON LOS TIPOS DE CELULITIS?

Existen tres tipos de celulitis según los estadios clínicos:

– Edematosa: suele estar asociada a trastornos linfáticos y circulatorios, por lo que el cuerpo tiende a retener líquido, produciendo hinchazón, dolor y cierta pérdida de sensibilidad en las extremidades afectadas.

– Blanda: existe una piel de naranja visible de manera espontánea que ocasiona irregularidades en la superficie de la piel, generalmente en la cara externa de los muslos.

– Fibrosa o dura: la piel de naranja es evidente y se observa una retracción significativa de la superficie cutánea.

El diagnóstico parte con el test del pellizco mediante el que de una manera fácil se localiza la celulitis. El médico puede diagnosticar si en el paciente coexisten otros cuadros como varices o edemas, además de realizar un diagnóstico diferencial de celulitis con flacidez y valorar factores agravantes como los hereditarios, hormonales o circulatorios.

LOS TRATAMIENTOS CONTRA LA CELULITIS

No existe un tratamiento curativo y definitivo para la celulitis pero los mejores resultados se consiguen con la combinación de tratamientos y el control de factores agravantes dietéticos y propiciar hábitos saludables. Aunque la dieta es un factor importante dentro del tratamiento, en la actualidad contamos con tratamientos específicos que van desde los drenajes hasta la mesoterapia, pasando por los ultrasonidos focalizados de última generación, la radiofrecuencia o la terapia subdérmica, siempre enfocados a cada tipo de celulitis.

Está demostrado que la combinación de los tratamientos conlleva un resultado más inmediato y eficaz que cuando se desarrolla una técnica aislada.

Se pautarán las sesiones, inicialmente una o dos por semana y con el paso del tiempo se espaciarán en función de la mejoría. En función de la respuesta al tratamiento se realizarán una serie de sesiones de mantenimiento.

Si queréis conocer más información no dudéis en pedir una consulta sin compromiso en la Clínica Renacimiento de León.

Os esperamos.