La rinoplastia, es una intervención frecuente. La rinoplastia consiste en alterar la forma de la nariz, produciendo cambios en su aspecto, remodelándola. Los cambios producidos por la rinoplastia pueden ser para disminuir o aumentar el dorso de la nariz, cambiar la forma de la punta nasal, el ángulo entre el labio o la punta de la nariz.

La rinoplastia puede ayudar a corregir alteraciones o problemas respiratorios. La rinoplastia es personal para cada paciente, se adapta a las necesidades específicas de cada persona, dependiendo de sus necesidades.

¿EN QUÉ CONSISTE?

La rinoplastia normalmente se realiza por dentro de la nariz, no siendo visibles las cicatrices, y si hay que realizar una rinoplastia vía externa, las cicatrices se disimulan en lugares poco visibles.

El tiempo de quirófano de la rinoplastia puede variar entre una y dos horas, normalmente se realiza con anestesia general. Tras la intervención de rinoplastia se colocan unos esparadrapos y sobre ellos una escayola que se retira a la semana.

La rinoplastia no tiene un postoperatorio doloroso, debiendo tener especial cuidado en la limpieza de las fosas nasales y aplicación de cremas antiinflamatorias. El 80 % de la inflamación se reduce aproximadamente al mes, pudiendo el resto de la inflamación prolongarse hasta los seis meses, despareciendo poco a poco. El resultado de la rinoplastia es permanente.

Se debe mantener un reposo relativo de 3/4 días y en las actividades físicas durante un mes. Para suavizar la inflamación se recomienda dormir con la cabeza ligeramente elevada.

El paciente apropiado para la rinoplastia es aquel que busca mejorar el aspecto de la nariz, su forma, incluso mejora de su función respiratoria y tener unas expectativas realistas en cuanto a la consecución de resultados, la rinoplastia es única para cada persona.

El caso en que la nariz del paciente no presente una disfunción funcional como desviación de tabique o que no tenga una deformidad estética tipo caballete etc… y en la que sólo hay un inestetismo en la punta de la naríz, se le realizaría lo que se conoce por una Minirinoplastia, considerándose una intervención menor ya que se realizaría de forma ambulatoria y con anestesia local. Al no tocar la estructura rígida de la nariz, no necesitaría escayola y la recuperación sería más rápida.