La blefaroplastia es la cirugía que busca rejuvenecer los párpados mediante la remodelación de los tejidos perioculares. Se realiza fundamentalmente por razones estéticas, pero en algunos casos se realiza únicamente por motivos visuales (blefaroplastia funcional) ya que la caída de la piel de los párpados superiores puede ocasionar una reducción del campo visual.

El proceso de envejecimiento provoca varios cambios en el área periocular. En el párpado superior se caracterizan fundamentalmente por un exceso y descolgamiento de la piel del párpado Otra condición asociada con el envejecimiento es la presencia de una ptosis palpebral (descenso de los párpados) producida por laxitud de las fibras del músculo elevador del párpado superior.

En el párpado inferior, la laxitud de las estructuras fibrotendinosas que aparece con la edad provoca fundamentalmente dos cambios a nivel palpebral. Por un lado, la grasa orbitaria, que ocupa gran parte de la órbita, se hernia hacia adelante, haciéndose visible en la piel y dando lugar a las coloquialmente conocidas “bolsas”. En segundo lugar, el estiramiento y descolgamiento de la piel, músculo orbicular y tendones de los párpados dan lugar a arrugas, pliegues y un descenso del párpado inferior.

La blefaroplastia se realiza para eliminar flacidez y tensa la piel flácida de los párpados. No elimina las arrugas finas, éstas requieren rejuvenecimiento de la piel. La frente y la cara no son afectados por la cirugía de los párpados o blefaroplastia, estas requieren un rejuvenecimiento de la piel con Botox, rellenos de ácido hialurónico, laser C02 etc.

¿EN QUÉ CONSISTE?

La finalidad de la cirugía de párpados o blefaroplastia es eliminar el exceso de piel. Al mismo tiempo, a menudo es necesario eliminar las almohadillas de grasa que se han acercado a la superficie.

Las incisiones se colocan en las líneas de pliegue naturales de los párpados superiores e inferiores. Algunos pacientes son candidatos para la blefaroplastia transconjuntival. Las ventajas de ésta última son muchas, incluyendo la ausencia de cicatriz visible, una recuperación más rápida y una mayor seguridad ya que existe un acceso más directo a las bolsas por esta vía. En esta operación la incisión se coloca en la superficie interior ( la conjuntiva ) del párpado inferior. Esto evita una cicatriz visible. Como en gran parte de la medicina, la decisión acerca de qué hacer puede descansar sobre el método que proporciona los mayores beneficios con el menor número de complicaciones.

La blefaroplastia se realiza habitualmente con anestesia local, y en muchos casos se usa además la sedación intravenosa para mayor confort del paciente La mayoría de las veces es una operación ambulatoria y no es necesaria una estancia en el hospital.

Cuidados postoperatorio:

El post-operatorio de la blefaroplastia no es doloroso. La mayoría de los pacientes describen “una molestia o tirantez“ en la zona tratada, molestias fácilmente controlables con los analgésicos habituales. Para suavizar la inflamación, se recomienda durante los 2/3 primeros días aplicar frío en la zona y dormir con la cabeza ligeramente más alta que los pies. No realizar actividades físicas entre 3/4 semanas.

La recuperación dura una a dos semanas.

Durante las primeras semanas puede notar lagrimeo excesivo, hipersensibilidad a la luz y cambios temporales en la agudeza visual, como visión borrosa o doble. Los puntos se retiran entre los 2 y 3 días. El edema y los hematomas disminuirán gradualmente hasta desaparecer por completo, y comenzará a verse y sentirse mucho mejor.

Podrá aplicarse maquillaje para disimular los hematomas. Puede ser preciso llevar gafas de sol durante unas semanas y aplicarse filtro solar en los párpados. Debe mantener un reposo relativo durante 3 a 5 días y evitar actividades fuertes 3 semanas.